Impresoras 3D: la experiencia de volver a ver las cosas

Como ya hice hace dos semanas compartiendo con vosotros The Hello Experiment” de Nescafé, hoy quiero compartir con vosotros un auténtico tesoro que encontré el otro día perdiendo el tiempo en Youtube. Hay que hacerlo para encontrar estas cosas. Muchos de los vídeos que vemos apenas se quedan en nuestra memoria un instante o, como mucho, unas horas. O al menos eso es lo que parece. Al igual sucede con nuestros recuerdos. Lo que estoy seguro es que este “experimento” del que os voy a hablar brevemente vendrá a vuestras cabezas cada vez que salga en alguna conversación las dichosas impresoras 3d.

Es increíble todas las aplicaciones que tienen las impresoras 3D. Cada día me sorprenden más, desde construir una casa como si de un Lego se tratase hasta realizar una prótesis a medida para una persona que ha perdido un miembro. Hay una infinidad de utilidades y las que estarán por venir. Aquí está claro que la realidad siempre superará la ficción. Lo que nunca me había parado a pensar es en la utilidad que puede tener una impresora 3D para aquellas personas que han perdido la vista en un momento de su vida. Las impresoras 3D se convierten en máquinas de braille de los recuerdos de las personas invidentes.

Touchable Memories” es un experimento social que nos propone el fabricante Pirate3D y que intenta dar a esta novedosa tecnología una aplicación totalmente innovadora, logrando unos resultados increíbles en un campo hasta ahora inexplorado. Para ello proponen a nuestros cinco protagonistas invidentes – Mario, Yassine, Meritxell, Gabor y Daniela –  recordar sendos momentos de su vida tocando una imagen reproducida por una impresora 3D. Es realmente increíble oírles cada uno de los detalles de los momentos que recuerdan de sus vidas. En el canal de Youtube tenéis el detalle de las cinco historias.

Seguir escribiendo es estropearos ese momento de reflexión que ha provocado en vosotros este vídeo pero permitirme que haga una sencilla reflexión: los recuerdos se quedan grabados en nuestra memoria como letras de fuego en la piel del caballo, sólo hay que estimularlas con algo que realmente impacte en nuestro cliente para que vuelva a recordarlos. Ahora me callo.

About Txema Fernández

Txema Fernández es un apasionado de la experiencia del cliente, el comercio electrónico y en estrategia comercial. Actualmente trabaja en Ungría defendiendo el mayor tesoro de las empresas, sus ideas a través de la propiedad industrial (marcas y patentes).

3 Responses to “Impresoras 3D: la experiencia de volver a ver las cosas”

  1. Jose Maria dice:

    La verdad es que llevo tiempo siguiendo el mercado de las 3D y he de decir que me arrepiento de no haber comprado una con un colega hace dos años , podríamos haber distribuido muñecos para juegos de mesas a toneladas ya que conocemos a bastante gente en el mundillo que nos hubiera comprado de todo, el problema era el precio de estas hace dos años pero creo que en 6 meses la hubiéramos amortizado.
    no es lo mismo que hacer ojos pero si es otro de los beneficios de las 3D.
    Cuando pueda hacer una efigie tuya o mía en una 3D la pondré en el coche estilo muñeco de Elvis.

  2. […] Impresoras 3D: la experiencia de volver a ver las cosas […]

  3. […] muy bien hecho. Quizás no tiene la profundidad del “The Hello Experiment” o del “Touchable Memories” pero cuando lo vi directamente pensé en una de las obsesiones de la experiencia de cliente. El […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On LinkedinVisit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On PinterestVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube